Marsella, la Francia más mediterránea y multicultural

En Destinos
por
0 comentario(s)
Marsella, la Francia más mediterránea y multicultural

Llega el turno de hacer un viaje a Marsella, uno de los puertos más importantes del Mediterráneo. Un galardón que se debe tanto a sus condiciones ideales para fondear los barcos, como a su antigüedad. Hace 2.600 años que existe, ya que lo fundaron los navegantes de la Antigua Grecia. Y desde entonces es una atractiva parada para las embarcaciones que cruzan el Mare Nostrum.

Marsella es incomprensible sin el mar. De hecho, cuando la visites comprobarás que su epicentro está a orillas del agua, en el Vieux Port o “viejo puerto” donde hallarás ese ambiente del que has oído hablar a otros viajeros. Se trata de una zona plagada de restaurantes y bares animados desde al mediodía y hasta avanzada la noche.

Puerto Viejo

En algunos de esos restaurantes veréis que os ofrecen la famosa bullabesa, la sopa típica de la ciudad. Y veréis que no es barata, todo lo contrario, y es que se trata de todo un festín de pescado y marisco. ¡Atención!, porque posiblemente aquí sea la zona menos apropiada para degustarla. Es mejor buscar algún viejo restaurante por la Corniche, la avenida de litoral y de playas, donde también será cara pero de mayor calidad.

bullabesa

Ese plato o cualquier otro de pescado fresco son el complemento para una jornada en esas playas urbanas. De ellas la más encantadora es la Playa de los Catalanes, pero al ser pequeña y muy cercana al centro suele estar abarrotada. En cambio, las playas del Prado son más amplias y lejanas, por lo que pueden estar más tranquilas.

Playa del Prado

También se relacionan con el mar los dos grandes templos marselleses. En lo alto, Notre Dame de la Garde, la virgen de la guardia para los marineros. Y a ello aluden los barcos en miniatura que encontraréis colgando en el interior de este templo de estilo neobizantino.

Notre Dame de la Garde

Y la otra gran iglesia es la Catedral de Marsella. Es admirable su rotunda presencia marmórea, y su silueta queda perfectamente recortada sobre el azul del mar, ya que el templo se halla muy cerca de la salida del Vieux Port y casi en las mismas orillas del Mediterráneo.

Catedral de Marsella

Lo cierto es que la Catedral queda cercada a un lado por las aguas del mar y al otro por el laberinto de calles del barrio de Le Panier. Un conjunto de callejas donde se respira el ambiente marinero que siempre tuvo la ciudad. Si bien ahora en esta zona se abren muchos talleres de artistas, abundan los grafities y también es posible refrescarse en bares decorados con mucho gusto. Sí, decidís entrar a alguno, pedir Le Cagole, la cerveza tradicional de la ciudad, o como dice su etiqueta: una apetitosa rubia marsellesa.

Pero no todo en Marsella es tradición. Como corresponde a una urbe que es la segunda ciudad más grande de Francia, Marsella se ha amoldado al siglo XXI y también hay que visitar los monumentos que han surgido en los últimos años. Son varios, pero para que comprobéis que aquí todo gira en torno al Vieux Port os hablaremos de dos obras de vanguardia situadas en él.

La primera sería el Pabellón del Espejo levantado recientemente por Norman Foster en la zona peatonal del viejo puerto. Una obra simple y grandiosa al mismo tiempo, a la que es obligado acudir para ponerse bajo su protección y verse reflejado junto a otros cientos de personas que visitan la ciudad.

Pabellón del Espejo

Y la segunda sería el MUCEM, el Museo de las Civilización de Europa y del Mediterráneo. Una modernísima instalación, que por supuesto también está junto al mar. Y no solo eso, sino que en ella se nos recuerda que el Mediterráneo ha acogido numerosas civilizaciones y que en muchas ocasiones fue un lugar de convivencia. Es decir, el MUCEM es un lugar para fotografiar su atractiva arquitectura, contemplar sus exposiciones y sobre todo reflexionar sobre los mensajes que nos lanza.

MUCEM

Para llegar a Marsella te damos dos opciones:

En avión ya que hay vuelos directos a Marsella desde Barcelona operados por Vueling e Iberia con una duración de 1 hora aproximadamente. También hay vuelos directos desde Madrid a Marsella con Ryanair e Iberia y una duración de 1 hora y 50 minutos y más aeropuertos en España. Echa un vistazo a las ofertas de vuelos a Marsella que tenemos en Sebogo.es y encuentra tu vuelo barato para disfrutar de este maravilloso destino en el sur de Francia.

El aeropuerto de Marsella está Marignane, a 25 kilómetros al oeste y es el cuarto aeropuerto de Francia. Para ir desde el aeropuerto a Marsella existe un servicio de autobuses une el centro de Marsella con el aeropuerto de Marignane.

En coche si vives en Cataluña ya que, por ejemplo, la distancia entre Barcelona y Marsella es de poco más de 500 kilómetros o 5 horas. Si no tienes coche y te apetece visitar Marsella usando este medio de transporte, te animamos a echar un vistazo a las ofertas de coches de alquiler que tenemos en Sebogo donde seguro encontrarás la ideal para tus necesidades.

El coche es un buen medio de transporte si lo que se quiere es visitar los pueblecitos, las famosas Calanques, etc… El único problema es el aparcamiento en la ciudad, difícil. Existen eso sí, buenos aparcamientos como el situado en el Puerto Viejo (Port Vieux).

La autopista de entrada desde el norte (París, Lyon, Aviñón) o desde el oeste (Barcelona, Montpellier, Nimes, Arles) llega a la ciudad por el norte y permite ver el nuevo barrio de Joliette Euromediterranée, con la Torre CGM CMA del arquitecto Zaha Hadid, nuevo faro arquitectónico de Marsella. Esta autopista se convierte en carretera y le lleva directamente al centro, al Vieux Port.

Dormir en Marsella:

La mejor opción es encontrar una buena oferta de hotel en Marsella comparando precios en Sebogo.es ya que hay más de 170 opciones disponibles desde tan solo €16 por persona y noche.


0 comentario(s)


Deja un comentario