Una ruta por los mejores tabancos de Jerez de la Frontera

En Destinos
por
0 comentario(s)
Una ruta por los mejores tabancos de Jerez de la Frontera

Jerez es flamenco, es gastronomía, es tradición y es cultura. Pero si hay algo que más caracteriza este rincón gaditano es su arte. Pasear por sus calles es historia viva. No hay una plaza o casapuerta que no tenga un pasado reciente que contar. Todo ello ambientando con el olor del vino. Porque el vino en Jerez no tiene solo denominación sino que ha dado paso a un emblema y es seña en todo el mundo.

Para disfrutar de un caldo jerezano te cuento cuáles son las mejores circunstancias que deben darse:  ¿El maridaje? Un cante flamenco por bulerías. ¿La compañía? Aquella con la que te sientas feliz. ¿El lugar? En un tabanco. ¿Aún no tienes claro de lo estamos hablando? Sigue leyendo.

Tipos de vinos de Jerez

Sus vinos son el resultado de la situación geográfica de Jerez, sus condiciones naturales y su cultura. Los caldos jerezanos tienen más de 3.000 años de historia. Desde los romanos que lo exportaban por todo el mundo hasta el día de hoy que se sigue llevando a más de 50 países. Su sistema de conservación y envejecimiento es único en el mundo.

Hablar de vino de Jerez no significa que nos refiramos a un solo tipo ya que en esta localidad hay una gran variedad. Por un lado encontramos el conocido fino, es el clásico que se toma a modo de aperitivo o para acompañar platos de pescados o mariscos. Su proceso de elaboración pasa por el sistema de criaderas y soleras. También tenemos el amontillado, ideal para tomarlo con un arroz o con quesos. Esta variedad se cría bajo ‘velo de flor’ –es una capa de levadura que se forma en la superficie del vino durante su proceso de elaboración- y es característico por sus notas de avellana. Otra de las variedades es el oloroso que marida muy bien con todo tipo de carnes y quesos curados. No podemos olvidarnos del palo cortado el cual está a caballo entre el oloroso por su sabor y el amontillado por su delicadeza aromática. El vino cream es otro caldo que se obtiene a partir de vinos secos de crianza oxidativa y se endulza generalmente con Pedro Ximénez. Por último, tenemos que hablar del Pedro Ximénez, un vino que acompaña a los postres o a los quesos azules. Su elaboración se llama soleo porque las uvas, una vez recolectadas, se secan al sol sobre esterillas para que se pasifiquen.

¿Qué son los tabancos?

Los tabancos son un distintivo de la ciudad. Son bares que ofrecen diferentes variedades de vino a granel de las bodegas de la zona. Se sirven directamente desde la bota y en la decoración nunca falta un mostrador de madera y toneles de roble donde se alberga el vino. Muchos de ellos ofrecen también comida en forma de tapa, un valor añadido que se ha ido incorporando paulatinamente, y espectáculos de flamenco en directo. Toda una evolución que muestra que los sabores van cambiando pero las buenas costumbres se mantienen.

¿Dónde tomar vinos de Jerez?

Tabanco de San Pablo, (Calle San Pablo, 12): está situado en el barrio de San Miguel el cual, junto con el barrio Santiago, conforman la cuna del flamenco en Jerez. Lugar de nacimiento de figuras célebres como Lola Flores, La Paquera o Paco Cepero, el barrio de San Miguel apuesta por la cultura y la buena gastronomía. En el tabanco de San Pablo no es extraño encontrarse a artistas locales disfrutando de una copa de vino de la zona. El local huele a historia. Su nacimiento fue obra de la suerte. Todo comenzó con un boleto de lotería premiado con 6.000 pesetas en el año 1934. Manuel, su fundador, no dudó en invertir el premio en este tabanco que suma ya 4 generaciones. Las botas – cada una de ellas con capacidad para 500 litros- junto a la barra de caoba de 12 metros son las que aportan ese toque añejo de principios del siglo XX otorgando de carácter el establecimiento. Puedes acompañar un vasito de oloroso de Bodegas González Byass con una tapa de chicharrones, tortilla o queso de oveja. La carta es amplia y abarca desde las típicas tapas jerezanas hasta platos más contundentes como berza o callos con garbanzos.

Tabanco Casa Cristo “La Sureña” (Calle Puerto, 17): desde hace más de 25 años este tabanco lleva funcionando en la Alameda Vieja gracias a la labor de Cristóbal Cordero, más conocido como Cristo, quien lleva sirviendo vino desde los 18 años. En sus inicios servía una copa de vino acompañada de los típicos cacahuetes o altramuces. A día de hoy, ha introducido embutidos como tapa fría. Eso sí, las botas detrás de la barra listas para servir vino a granel son uno de los aspectos que perduran y atribuyen a este tabanco ese halo antiguo. Pero si hay algo que caracteriza este local es su ambiente. Paredes forradas con fotos de toreros, imágenes antiguas de Jerez y hasta una moto de la década de los 60. Aquí no encontrarás flamenco. Sus vinos se maridan con Jazz, Blues, Rhythm and blues e incluso Rock. La especialidad de la casa, un buen amontillado denominado ‘Monsen Manuel’ o un cream Morenita Gran Alameda acompañado de una tapita de chicharrones. Y si no sabes de qué hablar, solo tienes que mirar la frase manuscrita en una de las vigas de madera de Casa Cristo: “aquí no hablamos ni de fútbol, ni de política, ni de religión, sólo de vinos, quesos y buen jamón”.

Tabanco el Pasaje (Calle Santa María, 8): este local es uno de esos sitios a los que tienes que acudir en una ciudad si lo que quieres es entenderla de verdad. El tabanco El Pasaje lleva abierto desde el año 1925 y ha sido catalogado como Espacio de la Cultura Tradicional Jerezana. Es el más antiguo de todos. Aquí tendrás la oportunidad de probar los vinos de Bodegas Artesanas El Maestro Sierra, de Cayetano del Pino, Bodegas Herederos de Nicolás Marín o Bodegas Estévez. En este lugar no hay visitantes, sino amigos. Al entrar debes dejarte envolver por su ambiente, sus tertulias, sus cantes espontáneos, etc. Todo ello ambientado con botas, carteles de toros, diversos utensilios bodegueros y su joya, el tradicional mostrador de madera. En El Pasaje se organizan espectáculos de flamenco cada noche. Tienes la posibilidad de maridar tu experiencia con un oloroso acompañado de una tapa fría de chacina o un guiso típico como carrillada o alcachofas.

Tabanco Plateros (Calle Algarve, 35): sin duda, una visita obligada si vas al centro de Jerez. Hablamos de un tabanco del siglo XXI ya que abrió sus puertas en el año 2011. Su decoración alterna tradición con innovación. Se basa en azulejos de tonos marrones, barriles y vigas vistas en el techo. Puedes tomar vinos en rama (no tratados para su embotellamiento) de la Cooperativa de las Angustias de Jerez o incluso llevártelo para casa. Pero además de vino, aquí el vermut de grifo es otro de sus reclamos y se sirve con el sifón tradicional. También cuentan con una buena selección de tapas típicas como el queso payoyo, los chicharrones, la butifarra o la morcilla, entre otros.

Ya sea porque estás en Jerez de la Frontera para disfrutar de sus monumentos, motor, vida nocturna, museos, ir de compras o simplemente para disfrutar de sus calles dando un paseo, te recomendamos dar una vuelta por alguno de los muchos tabancos que hay por la ciudad y disfrutar de su ambiente con una buena copa de vino de Jerez. ¿Necesitas alojamiento en Jerez para tu escapada de fin de semana a Jerez de la Frontera?. Echa un vistazo a la gran variedad de hoteles en Jerez ce la Frontera que tenemos disponibles en el comparador de hoteles de Sebogo. ¡Y si necesitas un vuelo a Jerez, echa un vistazo a las muchas ofertas de vuelos a Jerez de la Frontera disponibles en nuestro comparador de vuelos!


0 comentario(s)


Deja un comentario