Crucero por las Baleares: zoom en Formentera

En News
por
0 comentario(s)
Crucero por las Baleares: zoom en Formentera

Un crucero por el Mediterráneo revela una gran variedad de destinos, que van desde bulliciosas ciudades, como Roma, hasta tierras de contrastes, por ejemplo, Malta. En cuanto a España, mientras que Barcelona sigue siendo un puerto de escala clave, el país seduce con paradas en lugares más pintorescos como las Islas Baleares. En este archipiélago, por supuesto, Ibiza es una visita obligada para aquellos que disfrutan de la fiesta. Su vecina Formentera seducirá a los pasajeros de cruceros que buscan una naturaleza tranquila y virgen.

Formentera, la discreta hermanita de Ibiza

Situada en la parte sur de las Islas Baleares, Formentera es la más pequeña de las cuatro islas principales de este archipiélago español. Tiene unos veinte kilómetros de largo y se extiende sobre unos 84 km². Con aproximadamente 12.000 habitantes, también es la menos poblada. Al igual que otras islas de Baleares, Formentera está rodeada de diversos islotes, entre los que destacan Espalmador y Espardell, en el norte. A diferencia de Ibiza, otra isla del archipiélago balear donde el ambiente es siempre festivo, Formentera es muy tranquila. Por lo tanto, es un destino ideal para unas vacaciones relajadas o, simplemente, para alejarse del bullicio durante un tiempo.

Formentera no tiene aeropuerto, por lo que la única forma de llegar es en barco. Con la compañía de cruceros MSC Cruceros, durante un crucero por Ibiza, existe la posibilidad de visitar Formentera. Diversas compañías de transbordadores facilitan, en unos 30 minutos, la travesía hasta La Savina, principal puerto de Formentera, situado a pocos kilómetros de Sant Francesc Xavier, la ciudad más importante de la isla.

Formentera, un entorno natural preservado

Formentera disfruta de uno de los entornos naturales mejor conservados de las Islas Baleares. Esto se refleja en sus aguas cristalinas, entre las más claras de todo el Mediterráneo, debido a la presencia de campos de posidonia que cubren los fondos marinos de toda la isla. Dichas plantas acuáticas actúan como filtros naturales que limpian el agua, proporcionando una mayor visibilidad a los buceadores durante sus aventuras submarinas.

Las salinas también son parte integrante del paisaje de Formentera. La mayoría de ellas aún están en funcionamiento y son uno de los principales atractivos turísticos de la isla. Entre las más importantes se encuentran Estany Pudent, en el noroeste de Formentera, y Estany des Peix. Estany Pudent está cerrada, pero se abastece de agua de mar a través de un canal artificial. Por otra parte, Estany des Peix se abre al mar gracias a un paso utilizado por los pescadores. Algunas de las salinas del norte de Formentera forman parte del Parque Natural de Ses Salines, que se extiende hasta Ibiza. Aunque el parque alberga restos de civilizaciones antiguas, es especialmente conocido por su rica biodiversidad, con sus dunas y playas muy apreciadas por las aves. Allí es posible ver, al menos, 200 especies de aves, incluyendo flamencos rosados y pardelas de las Islas Baleares.

Junto a sus salinas, Formentera dispone de otros parajes naturales de interés, por ejemplo, Punta Pedreras, situada al oeste de la isla. Consiste en una gran área mineral con grandes aberturas que forman una especie de piscina natural. Están repletas de lodo y son ideales para el baño.

Lugares de interés en Formentera

Los pueblos de Formentera poseen mucho encanto. Una vez en tierra, los turistas pueden dirigirse a San Francisco Javier, el pueblo más grande de la isla y el lugar en el que se encuentra una iglesia que sirvió de fortaleza durante el siglo XVIII. Esta localidad seduce, especialmente, por su entretenimiento, a base de numerosos bares y tiendas. En las cercanías de San Francisco Javier se encuentra el pueblo de Es Pujols. Tan festivo como San Francisco Javier, es muy apreciado por su mercado hippie. Para salir de las rutas más habituales, es aconsejable continuar hacia el extremo sudeste de Formentera, a La Mola. Debido a su lejanía, este tranquilo pueblo es uno de los menos visitados por los turistas pero, sin duda alguna, vale la pena recorrerlo y ver el original mercado hippy que se celebra dos veces por semana. La Mola también da nombre a un cabo en el que se encuentra un faro. Desde lo alto de este edificio se puede contemplar una fantástica vista panorámica del mar y sus alrededores. En el sur de la isla hay que descubrir otro lugar, Berbería, cuyo poderoso faro, en la antigüedad, sirvió de guía para los barcos que, a través del Estrecho de Gibraltar, accedían al Mediterráneo.

Para una escapada costera, Formentera ofrece hermosas playas bañadas por aguas cristalinas. Una de las más atractivas es Playa Illetes que, situada en el norte de la isla, es de fácil acceso en ferry desde La Savina. Cerca de La Savina, la playa de El Tiburón también es muy popular gracias a sus hileras de pinos que proporcionan un poco de sombra en los días soleados. Para relajarse en la playa más larga de Formentera, hay que dirigirse hacia el sur, hasta Playa Migjorn, donde restaurantes y bares bordean su dorada arena. El camino que une estos pueblos es perfecto para admirar un paisaje salpicado de viñedos y olivares.


0 comentario(s)


Deja un comentario